Saltar al contingut

Contacta Facebook Google plus Instagram

Balón gástrico

balón gástrico

El balón gástrico es un mecanismo para personas con obesidad que se coloca en el estómago; al ocupar una parte de éste, dificulta su vaciado, disminuye la sensación de hambre y provoca una sensación de saciedad que reduce la cantidad de alimentos consumidos en cada comida. Así, facilita el seguimiento de una dieta adecuada y el cambio de hábitos alimentarios para lograr una pérdida de peso y su posterior mantenimiento.

¿Cómo funciona?
El Balón gástrico es una esfera de silicona que se introduce en el estómago a través de la boca, sin necesidad de cirugía y bajo sedación. El especialista realiza un examen del estómago mediante un gastroscopio y procede a la colocación del balón si no encuentra ninguna anomalía. Una vez en el estómago, se rellena con una solución salina estéril y se deja flotando libremente en la cavidad gástrica. El balón se coloca en unos 20-30 minutos y, una vez el médico comprueba su correcta colocación, el paciente regresa a su casa.
Es normal tener náuses e incluso vómitos durante los primeros días porque el estómago quiere desprenderse del balón; ayudaremos a superar este período con una dieta líquida que iremos modificando conforme se vaya desarrollando la adaptación al dispositivo.
El balón se retira también mediante endoscopia bajo sedación después de 6-8 meses durante los cuales se hacen controles periódicos, además de seguir una dieta y ejercicio físico.

¿Quién puede beneficiarse?
El balón está indicado para personas entre los 18 y 60 años que superen su peso ideal en un 40% (obesidad premórbida), lo que equivale a un un sobrepeso de unos 20-25 kg. Además, este sistema puede aplicarse también en pacientes muy obesos o con riesgos excesivos para intervenciones quirúrgicas agresivas. El uso de este sistema para perder peso antes de someterse a una operación ayuda a reducir los riesgos asociados a la misma.

¿Quién no puede usarlo?
No se recomienda la colocación del balón a personas con trastornos endocrinológicos o mentales que no les van a permitir seguir una dieta. Tampoco a personas que han sido operadas del estómago, con hernia de hiato o con trastornos severos de coagulación.

¿Cuánto peso se pierde?
En cualquier tratamiento para la obesidad, el ritmo de pérdida de peso gira en torno a 1 Kg. semanal pero depende del cumplimiento estricto de la dieta y del ejercicio físico. Es decir, la implantación de un balón sin más, no supone una pérdida de peso.

¿Se vuelve a ganar peso después?
El mantenimiento del peso después de la extracción del balón está sujeto al mantenimiento de los hábitos alimentarios y saludables adquiridos durante el uso del balón.