Saltar al contingut

Contacta Facebook Google plus Instagram

Botox

Botox

¡PROMOCIÓN!

BOTOX + VITAMINAS = 330€

Hasta el 31 de enero de 2019

¡Ponte guap@ por Navidad!

Relleno de arrugas y líneas de expresión (BOTOX)

La toxina botulínica tipo A (Botox) es un tratamiento para disminuir las arrugas de expresión. La acción de esta proteína inyectada en los músculos frontales, coarrugadores etc., provoca la relajación de los músculos tratados y, como consecuencia, la disminución de arrugas de expresión. El tratamiento se realiza en una sesión y, en pocos días (4-10), aparece su efecto que produce una sensación de luz y relax en toda la cara. Los efectos no son permanentes (duran 3-4 meses) y puede repetirse el tratamiento cada 6 meses. Es ideal para tratar las arrugas de la frente, entrecejo, patas de gallo…

El Botox se utiliza también para controlar la HIPERHIDROSIS (sudoración excesiva) en axilas, palmas de las manos y plantas de los pies porque actúa por denervación farmacológica de los receptores en las glándulas sudoríparas.

También resulta muy efectivo en el tratamiento del BRUXISMO: cuando una persona aprieta los dientes (sujeta fuertemente los dientes superiores e inferiores) o las hace chirriar (deslizar o frotar los dientes de atrás hacia delante unas sobre otras).

Las personas pueden apretar y rechinar los dientes sin ser conscientes tanto durante el día como durante la noche, aunque el bruxismo relacionado con el sueño a menudo es el mayor problema, ya que es más difícil de controlar. El estrés durante el día puede ser el desencadenante en muchas personas.

Apretar los dientes puede ejercer presión sobre los músculos, tejidos y otras estructuras alrededor de la mandíbula causando problemas en la articulación temporomandibular (ATM), desgastando los dientes y llegando a ser tan ruidoso por las noches como para molestar el sueño de los compañeros de habitación.

El bruxismo no es un trastorno peligroso, pero puede causar lesiones dentales permanentes, dolor molesto en la mandíbula, dolores de cabeza o dolor de oído.

Estudios recientes demostraron también un importante efecto de la toxina botulínica en la MIGRAÑA CRÓNICA. Actuando en la relajación de diversos grupos musculares que intervienen en el mecanismo del dolor migrañoso se consigue disminuir la frecuencia de aparición de los episodios y la intensidad de los mismos.