Saltar al contingut

Contacta Facebook Google plus Instagram

Método POSE: Reducción de estómago sin incisiones

POSE

La Cirugía Primaria Endoluminal de la Obesidad (POSE) o reducción de estómago sin incisiones constituye la opción quirúrgica menos invasiva y más segura para tratar la obesidad. La intervención se realiza por vía endoscópica, sin incisiones, y consiste en realizar una serie de pliegues en estómago para reducir la capacidad de este.

Las diferentes cirugías abdominales existentes hasta el momento son muy efectivas, pero conllevan un importante riesgo asociado, por eso solo están prescritas en caso de obesidad extrema. El POSE, al ser una técnica sin incisiones, tiene una serie de ventajas comparado con otras cirugías:

  • Menos dolor
  • Menor riesgo de infección
  • Sin cicatrices externas
  • Mayor rapidez de recuperación
  • Ingreso hospitalario más corto o en régimen ambulatorio

¿En qué consiste el POSE?

Los útlimos avances en técnicas y procedimientos possibilitan la reducción de la capacidad del estómago por vía oral; sin incisiones. Así, se realizan unos pliegues en el estómago reduciendo la capacidad estomacal, de forma que el paciente queda saciado con la ingesta de una poca cantidad de alimentos.

Las suturas en los pliegues podrían permanecer durante toda la vida en el estómago sin problema pero, si se considera necesario, es posible deshacer los pliegues y devolver el estómago a su estado original; se trata de un procedimiento reversible.

¿Para quién está recomendado el POSE?

Los pacientes con un IMC (Índice de Masa Corporal)>27 desde un sobrepeso grado II a obesidades severas de tipo II-III pueden someterse a este procedimiento con muy buenos resultados.

¿Cuánto dura la intervención?

Generalmente no llega a una hora; se realiza bajo anestesia general y puede realizarse en régimen ambulatorio, sin ingreso hospitalario, porque es sencilla y considerada de bajo. Pero, dependiendo de cada caso, el cirujano determinará como hay que proceder.

¿Cuánto se tarda en recuperarse?

El proceso de recuperación es muy rápido y poco doloroso, pues no existen incisiones ni cicatrices externas. Y, aunque hay que seguir una dieta específica durante unos días, el paciente puede volver a su vida cotiana en 2-3 días.

¿Cuáles son los resultados?

Los pacientes empiezan a perder peso al día siguiente de someterse a la intervención pero, para conseguir unos resultados óptimos, hay que acompañar la cirugía de un programa de reeducación de hábitos alimenticios y de estilo de vida. El equipo de la Clínica Ferran Solà, formado por un médico especialista en aparato digestivo, una dietista, nutricionista y psiconeuroinmonóloga y una psicóloga, le asesorarán y acompañarán durante todo el proceso para ayudarle en la pérdida de peso y darle las herramientas necesarias para que no vuelva a recuperarlo.