Saltar al contingut

Contacta Facebook Google plus Instagram

Reconstrucción post-tumoral

reconstrucción post-tumoral

Los tumores que se observan con mayor frecuencia son los benignos como hemangiomas, neurofibromas, nevos y queratosis seborreica. Normalmente, estos no representan ningún problema diagnóstico o terapéutico pero, muchas veces, un tumor benigno (por sus grandes dimensiones o su localización) puede constituir un problema que requiera una reconstrucción post-tumoral elaborada. Así como también las lesiones precancerosas como las neoplasias malignas, representadas más frecuentemente por carcinoma basocelular, carcinoma epidermoide y melanoma.

En cuanto a reconstrucción post-tumoral, pues, en la Clínica Ferran Solà realizamos todo tipo de reconstrucciones secundarias a la extirpación de un tumor, tanto a nivel facial como corporal, empleando colgajos libres o pediculados así como injertos de piel para la cobertura de los defectos. El objetivo de esta cirugía reparadora es restablecer la armonía facial y/o corporal con la mínima cicatriz posible y las menores secuelas tanto en la zona reconstruida como en la zona dadora. Cuando hablamos de “zona dadora” nos referimos a la zona del cuerpo de donde hemos cogido tejidos, pues lo habitual es coger colgajos e injertos del propio cuerpo para reparar otras zonas. Nuestros especialistas valorarán cada caso y estudiarán la mejor manera de llevar a cabo una reconstrucción post-tumoral para que la zona dañada quede reparada evitando causar daños innecesarios en la zona dadora.