Saltar al contingut

Contacta Facebook Google plus Instagram

Rinoplastia sin complejos

|

rinoplastia
Romana, chata, griega, aguileña, respingona… la forma de nuestra nariz determina nuestro aspecto facial habiendo formas más agraciadas que otras. En este caso, nuestra paciente, Jessica Suarez, se sometió a una rinoplastia para corregir una nariz aguileña y el resultado no puede ser más satisfactorio, pues este retoque ha conseguido armonizar y dulcificar su rostro.
Aquí os mostramos fotos de antes y vídeo de después de la intervención:
La rinoplastia es una de las operaciones plásticas más demandadas. Según datos de la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SECPRE), uno de cada 10.000 españoles pasa por quirófano cada año para convertir su apéndice nasal en la nariz deseada.
La rinoplastia puede disminuir o aumentar el tamaño de la nariz, cambiar la forma de la punta o del dorso, estrechar los orificios nasales o cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior. También corrige los problemas congénitos, los traumatismos y algunos problemas respiratorios.
Hay que tener en cuenta que un cambio en nuestra nariz representa un cambio en nuestra fisonomía, por lo que hay que tenerlo muy claro y, sobre todo, ponerse en manos de médicos titulados profesionales.
Jessica no lo dudó y acudió a nuestra clínica; donde el Dr. Ferran Solà le aconsejó y la informó desde el primer momento de cómo se realizaría la intervención, cómo sería el postoperatorio y cuándo se podrían ver los resultados.

Y es que, los primeros días después de la cirugía, la cara está hinchada y con hematomas y es fácil olvidarse de que nuestro aspecto va a mejorar. Muchos pacientes pueden sentirse algo deprimidos y es un sentimiento normal. Pero día a día el aspecto mejora y el/la paciente comienza a sentirse más contento/a. En 1 ó 2 semanas, no parece que se haya sometido a una cirugía. La mejoría es progresiva y gradual, aunque un mínimo hinchazón puede mantenerse. El resultado definitivo se obtiene en 1 año aproximadamente, cuando todo ha cicatrizado correctamente y ha vuelto a la normalidad.

Si estás pensando en someterte a una rinoplastia para mejorar tu apariencia y la confianza en ti mismo/a, ¡llámanos!